Pobreza y trabajo informal, dos temas que preocupan

Fuente: www.unidiversidad.com.ar 28 Mar, 2018 Política
El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) informó los datos que reflejan el costo de las canastas básicas total y alimentaria, que trazan las líneas de pobreza e indigencia. Las dos registraron fuertes subas. También aumentó la ocupación informal.

En las últimas horas el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dio a conocer el costo de las canastas básicas total y alimentaria que definen, respectivamente, el nivel de pobreza e indigencia que existen en el país. Las dos registraron una suba en el primer bimestre del año del 5,2 %, una cifra que está por encima de la inflación oficial, del 4,2 % en el mismo período. Además, el trabajo informal aumentó 1,7 puntos porcentuales durante 2017 respecto de la misma medición de 2016, según los Indicadores Socioeconómicos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH).

El costo de la Canasta Básica Total (CBT) –que incluye alimentos, tarifas de servicios públicos e indumentaria– aumentó el 3,3 % en febrero último, con lo que una familia tipo, compuesta por dos adultos y dos menores, necesitó ingresos por $ 17 537,88 para no caer en la pobreza. Por su parte, el valor de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) aumentó en el mismo mes el 2,9 %, por lo que la misma familia tipo necesitó contar con ingresos por $ 6987,20 para comprar la cantidad mínima de alimentos y no caer en situación de indigencia.

Tanto la CBT como la CBA aumentaron durante el primer bimestre del año el 5,2 %, mientras que en los últimos doce meses la primera acumuló un incremento del 24,2 % y la segunda, del 28,3 %.



Empleo informal

En tanto, la tasa de empleo informal subió hasta el 34,2 % al término del cuarto trimestre de 2017, seis décimas por sobre el 33,6 % de igual período del año anterior, a pesar del crecimiento económico y de la baja de la desocupación. A su vez, este indicador se ubicó dos décimas por debajo de la medición del tercer trimestre 2017, agregó el Indec.

La suba en la tasa del empleo no registrado se dio junto a una reducción en el índice de desocupación, que se ubicó en el 7,6 % a fines de 2016, con una merma de 0,9 puntos porcentuales en relación con el tercer trimestre y de 1,7 puntos porcentuales frente al segundo trimestre, cuando se reanudó la medición.

El mayor porcentaje de trabajo precario se registró en la región Noroeste (NOA), con el 40,1 %, mientras el menor se verificó en la región Patagónica, con el 18 %, según el relevamiento que el organismo realizó en 31 conglomerados urbanos de todo el país. En los conglomerados de más de 500 000 habitantes, el índice del empleo informal alcanza al 31,8 % de los asalariados, mientras que en los conglomeradores de mayor población el índice sube al 34,8 %.

Recientes

Más visitadas