Hay clases pero los maestros piden que los chicos no vayan

Fuente: losandes.com.ar 05 Mar, 2018 Política
El Gobierno garantiza el inicio del ciclo lectivo, pero el SUTE apuesta a que los padres no envíen a sus hijos para visibilizar su reclamo.

“Que los papás manden a los chicos a las escuelas porque este lunes empieza el ciclo lectivo”, dice el Gobierno. “En Mendoza no empiezan las clases”, dice el SUTE.

Así de conflictivo será este primer día escolar.

En realidad, las clases comienzan. Así lo ha suscripto el propio Gobierno. “El inicio de clases está garantizado”, ha dicho y repetido el gobernador Alfredo Cornejo. Esto quiere decir que las escuelas estarán abiertas para que los chicos vayan. “El ciclo lectivo debe comenzar. Eso es lo que hace que el sistema funcione”, señaló el ministro de Gobierno Dalmiro Garay.

Pero, sin dudas, será un inicio irregular. Primero, porque hay un paro de 48 horas convocado por el gremio, ante la falta de acuerdo paritario y la inminencia de que el aumento se otorgue por decreto. Además, a las 18, está prevista una movilización.

Aunque habrá que ver qué tan contundente es el paro, sobre todo porque a los maestros que falten, se les descontará el presentismo y el discutido ítem Aula. Así lo confirmó el director de Escuelas, Jaime Correas. “No es una acción coercitiva, es lo que dicta la Ley”, justificó el ministro, que de todos modos garantizó el derecho a huelga de los trabajadores.

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE
Las perlitas del palco: faltazo de Michetti, el diputado enamorado y la demora de Cornejo


Es una incógnita entonces cómo responderán los maestros a la convocatoria de un gremio que, si bien cambió de color político en su conducción, por tercer año consecutivo no logró acuerdo.

El viernes pasado el SUTE dio el “no” definitivo a la propuesta de 15,7% de aumento, en tres tramos y una cláusula “gatillo” que se activaría si la inflación supera ese porcentaje.

Lo rechazó incluso luego de hacer una contrapropuesta de aumentos mensuales según el IPC que tampoco prosperó (añadía 7,6% de “recomposición” 2017 que el Ejecutivo no aceptó).

El Gobierno, en tanto, asegura haber hecho “el mayor esfuerzo” posible en la propuesta, y se pregunta “por qué el SUTE no aceptó”, cuando la mayoría de los sindicatos sí lo hizo. “La cláusula gatillo asegura que si se dispara la inflación, se les aumentará el sueldo”, destacó Garay.

En las horas previas a este día, tanto en el Gobierno como en el gremio generaron una especie de campaña política, en contra o a favor del paro.

Recientes

Más visitadas